You’re wondering now

You’re wondering now es una de aquellas canciones que me ha perseguido cada vez que he querido irme de un sitio o escapar de una situación. Hay un momento, me ha pasado muchísimas veces, en el que siento que tengo que abandonar algo en lo que había puesto muchísimas esperanzas y entonces me acuerdo de esta canción. Me pasa desde hace más de 20 años. Creo que recoge un sentimiento de necesidad, algo de tristeza y el poquito de esperanza que cualquiera que tiene que romper situaciones que le duele romper, siente en ese momento.

La versión original es de Andy & Joey, la grabaron en 1964, pero quienes hicieron de You’re wondering now un tema de los que duran para siempre, fueron The Skatalites.

The Skatalites son uno de los grupos de referencia dentro del mundo del ska. Hay muchos grupos y muchos de ellos muy buenos, sobre todo en esos años, entre los 50 y los 70: Jimmy Cliff, Desmod Dekker, Toots & The Maytals, Prince Buster o Al Barry & The Cimerons entre otros . Y si hablamos de The Skatalites, hay que hablar de You’re wondering now.

Muchísimos artistas lo han versionado. Si buscáis por ahí, encontraréis versiones de The Specials o de Amy Winehouse entre otros, pero a mi la versión que más me gusta, sin duda alguna, por la voz femenina, por el sentimiento que transmite, como os comentaba antes, es la de The Skatalites. Por la dimensión que le da a la letra la voz, el drama que encierra y la suma con la música.

The Skatalites, fueron los que popularizaron este tema que se encuentra entre lo melancólico, lo temeroso en su letra y la alegría y el optimismo en la instrumentación. El miedo y la esperanza que da provocar un cambio drástico en su vida, queda recogido en ella.

Cuando uno llega a un límite y ha esperado lo suficiente para que las cosas cambien y además se ha esforzado por mejorar la situación que vive, pero nada cambia, nada mejora; llega el momento de moverse. De deshacerse de todo eso que te da mala vida, mirar al horizonte y echar a caminar dejando lo malo donde está.

Cada cual tiene sus gilipolleces y es legítimo, faltaría más. Yo tengo mi propia banda sonora según los sentimientos y los momentos que vivo. Desde hace un mes, escucho prácticamente cada día You’re wondering now, porque realmente lo que me pasa es eso, que me pregunto, ¿y ahora qué? Y suele ser un pregunta que nunca tiene respuesta, pero sí una solución. Ponerse a caminar y provocar que pasen otras cosas en vez de las que están pasando.

Comparto en este post la versión original de Andy & Joey y también la de The Skatalites.

También comparto la letra en inglés y su traducción en castellano.

Is everybody happy?
knock, knock, knock, knock
You can’t come in
knock, knock, knock
You can’t come in

You’re wondering now, what to do, now you know this is the end
You’re wondering how, you will pay, for the way you did behave

Curtain has fallen, now you’re on your own
I won’t return, forever you will wait

You’re wondering now, what to do, now you know this is the end

Curtain has fallen, now you’re on your own
I won’t return, forever you will wait

Traducción:

¿Está todo el mundo contento?
knock, knock, knock, knock
No puedes entrar.
knock, knock, knock,
No puedes entrar.

Ahora te estás preguntando
Qué hacer ahora que sabes que esto es el final.
Te estás preguntando, como pagarás
por el la forma en la que te comportaste.

El telón ha caído, ahora estás solo.
No volveré, tendrás que esperar para siempre.

Ahora te estás preguntando
Qué hacer ahora que sabes que esto es el final.
Te estás preguntando, como pagarás
por el la forma en la que te comportaste.

 

Jane Badler, Diana de V

Easter. Alien Babies y gif dedicado a Chabela

Si no conocéis Easter, muy recomendables. Si no conocéis su tema Alien Babies, también muy recomendable. Y si no conocéis a mi mujer, deberíais porque es lo más recomendable de todo ;)

El vídeo lo podéis ver a continuación, el gif, no me queda otra que remitiros a mi google+ porque pesa demasiado.

Que os guste!

A los que luchan

A los que luchan. A los que se dejan la piel en cada ocasión que demanda de su empuje. A los que no se dan por vencidos. A los que sueñan pero saben que los sueños se tienen también que merecer. A los motivadores, los que levantan el ánimo de los demás no dejando que decaiga el suyo.

A los que luchan. A los que saben que para salir del agujero lo único que hay que hacer es querer salir del agujero. Y usan las uñas, los dientes y el cojón izquierdo y matan o mueren y empujan por tres. A los que viven cada día al cien por cien. A los que saborean lo mejor porque saben lo que es merecerlo. A los que se caen y se levantan porque saben que es parte del camino. Y nunca lo intentan: o lo consiguen o no lo consiguen.

A todos aquellos que realmente entienden en toda su dimensión y en todos sus matices palabras como amor, odio, fresa, frío o sexo. A todos los que ponen todo su yo en cada intento, bienvenidos.

 

 

Jo mai mai

Jo mai mai es una canción de Joan Dausà firma esta canción que forma parte de la banda sonora original de la película Barcelona, nit d’estiu. No entraré a valorar la peli, me interesa esta canción porque es un ejemplo de storytelling en música.

Las historias pueden narrarse de formas muy diferentes. En este caso, por ejemplo, tiene forma de canción. Una canción que cuenta una historia adulta y casi costumbrista con un final con emboscada. Espero que lo disfrutéis. Saludo.

M83 Wait Storytelling musical

Hay muchísimos ejemplos de Storytelling en la música. Sólo en la Ópera podríamos entretenernos décadas. Me he acordado de este video clip del grupo M83 y del vídeo, que es una historia muy bonita que dimensiona la letra de la música llevándola a otro lugar, a otro nivel de significado.

Propp y la virginidad

Si quieres escribir, si es tu pasión y eres de los valientes que ha decidido dedicar su futuro profesional a la escritura, entrar en contacto con Propp es como perder la virginidad. Recuerdo que sentí la misma sensación cuando me empecé a interesar por el cine. Al estudiar el lenguaje de la cámara, cómo se narraba una secuencia, empecé a ver el cine de otra manera y perdí la inocencia con la que miramos las cosas cuando no conocemos su mecánica interna.

Desde la más absoluta ignorancia, uno escribe un cuento, y tiende a pensar (siempre por culpa del desconocimiento) que los cuentos son historias en las que, básicamente, los animales hablan, no pasa nada si sale un gnomo o un dragón; y que esas historias con esos personajes, transmiten una enseñanza o una moraleja al final. Y sí, pero no. Resulta que para que un cuento parezca un cuento, tiene que tener una forma determinada. Tiene una estructura interna con una serie de unidades mínimas que se dan en la estructura del cuento.

Además, resulta que ese descubrimiento que debemos a Propp, es perfectamente aplicable al cine, al teatro, a la literatura. Hay una determinada estructura interna que hace que las historias funcionen y conecten con la audiencia desde un punto de vista narrativo y empático. Sea cual sea el medio que usemos para contarlas.

No profundizaremos en la dimensión psicológica que se abre con Propp, pero podríamos hacer una reducción totalmente absurda y sesgada y decir que resulta que el hombre tiene una forma de entender los conceptos, las historias y el conocimiento; y esa estructura mental, coincide con la estructura ideal de un cuento.

El artículo sobre Propp en la wikipedia es estupendo. No se alarga demasiado y va directo al grano. Recoge de manera clara las 31 funciones de Propp y las 7 esferas en las que se mueven las funciones que él describe en su libro Morfología del Cuento.

Si quieres (o te gustaría) escribir, el cuento es una forma clásica de empezar. No hace falta que intentes encajar las 31 funciones de Propp. Basta con que te quedes con las partes más amplias. A saber:

El héroe y su mundo en el que vive tan ricamente. El villano engaña al héroe y le perjudica a él o a los suyos. El héroe se enfrenta al villano y tiene que huir. Empieza el viaje. Es un viaje formativo, vital, personal, lo que uno desee, pero en él, el héroe aprende un montón de cosas que le hacen mejor de alguna manera. Al final de ese viaje, recibe un objeto mágico (la fuerza, el arca perdida, la alfombra voladora, etcétera) y vuelve para enfrentarse al villano. Pelea contra el villano y el héroe es herido de muerte. Todo parece perdido. Pero con la ayuda (el ánimo, las drogas o lo que sea) de los suyos, vuelve por sus fueros y se enfrenta al villano en una batalla final en la que es destruido y desaparece para siempre. La historia acaba con una gran fiesta (ya sea una comunión, una boda, un reencuentro, la fiesta ewok, lo que sea).

Es un ejercicio que obliga a pensar en un protagonista, en su motivación (objeto de deseo), en un antagonista (villano) en un trayecto (nudo) y en un desenlace que libere la tensión (la intriga) que hemos ido creando a lo largo de la historia. Un Payoff claro con el que recompensamos a los lectores. En ese sentido, también nos obliga a pensar en el Hook (aquello que captará la atención de quién esté escuchando en ese momento), nos obligará a mantener el Hold, que sería la parte central de la trama. Cómo vamos urdiendo y cosiendo las diferentes intrigas que harán que el lector/espectador/loquesea siga atento a nuestra historia. Todo esto, nos obligará sí o sí a cerrar la historia con un clímax que pondrá fin a las diferentes tramas y subtramas.

Indiana Jones, Los Goonies, Batman, El retorno del Jedi, La Caperucita Roja, El Nuevo Testamento, Crónicas Marcianas de Ray Bradbury, La Isla del Tesoro, Robocop, Karate Kid, Gravity, Titanic, Resacón en Las Vegas, El Padrino, Django… Haced la prueba. ¿Es como si te dieran el truco para escribir bien o no?

Creativo Vs parásito

Creativo versus parásito es un título que me he inventado yo para este fragmento que he encontrado de una película llamada El Mantial que tiene un alegato fantástico de Gary Cooper en el que defiende a las mentes creativas y las contrapone con lo que él llama parásitos (bueno, él no, el guionista).

“El creador se basa en su propio criterio. El parásito sigue las opiniones de los demás. El creador piensa. El parásito copia. El creativo produce. El parásito roba. El objetivo del creador es la conquista de la naturaleza. El objetivo del parásito es la conquista del hombre”. Brillante.
En cualquier caso, es un discurso clásico en su estructura, en su disposición y en lo que dura el alegato, podemos ver perfectamente las diferentes partes del discurso clásico. Además, está muy bien trabajado desde el punto de vista de la argumentación retórica y sirve como referencia para cualquier persona que esté interesada o quiera saber más sobre la estructura interna de un buen discurso.

La argumentación retórica

La finalidad de la argumentación en retórica es llamar la atención y conseguir cautivar al público. Conseguimos llamar la atención gracias a la elocutio, a la inventio y a la dispositio. Y conseguimos cautivar y “enganchar” a la audiencia con los “tópicos”, que son los argumentos que usamos en el discurso y que pueden ser de persona o de cosa. Quintiliano los resumió de la siguiente manera:
Argumentos de persona: linaje (genus), pueblo (natio), patria (patria), sexo (sexus), edad (aetas), educación y disciplina (educatio et disciplina), aspecto físico (habitus corporis), fortuna (fortuna), condición social (conditionis distantia), carácter (animi natura), profesión (studia), apariencias (quid affectet), palabras y hechos anteriores (ante acta et dicta), movimientos transitorios de ánimo (temporarium animi motum) y nombre (nomen).

Argumentos de cosa: causa (causa), lugar (locus), tiempo (tempus), modo (modus), medio (facultas), definición (finitio), semejanza (similis), comparación (comparatio) suposición (fictio), circunstancia (facultas)
Aristóteles los llama de otra manera: argumento de autoridad, tautología, alternativa, dilema, argumento de cantidad. Estos argumentos son los que activan los móviles o palancas de la opinión. Brémond destacó tres tipos de ellos que son perfectamente aplicables a cualquier discurso de carácter persuasivo:

Móviles hedónicos incitadores o intimidatorios: no vender un coche sino el placer que proporciona o bien preguntarse por qué uno no tiene coche y sigue usando el metro.

Móviles éticos incitadores o intimidatorios: comprar lotería de ONCE porque ayuda a los demás; no comprarlo es condenar a los inválidos a sufrir.

Móviles pragmáticos incitadores o intimidatorios: es bueno invertir en fondos de pensiones porque desgravan; invertir en fondos de pensiones es perder el dinero porque hay inversiones que rentan más.
Podemos ver un ejemplo del uso magistral de la argumentación en el alegato que hace Gary Cooper en la película de 1949 El Manantial

Hombres realmente geniales

Los hombres realmente geniales son todos aquellos que merecen una bud light. Aunque su genialidad resida más en el morro y la autenticidad que en sus habilidades.

Si incluso el más ridículo, despreciable y criticable de los hombres se merece una Bud Light, cómo te la vas a merecer tú que eres infinitamente más digno que cualquiera de ellos.